¿Tu felino tiene falta de apetito? I Efecto Mirringo

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia, intereses y nuestros servicios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de cookies.Términos y condiciones

Aceptar

Falta de apetito en los gatos

¿Tu felino tiene falta de apetito?

Si tu mascota presenta una falta de apetito significativa y fuera de lo normal, es importante prestarle atención; sin embargo, no siempre es tan grave para preocuparnos. Por eso, lo primero, es entender que existen muchas razones por las cuales nuestros gatitos pueden perder el apetito y que en algunos casos resultan normales. Aprende más sobre tu gato y cómo reaccionar en este tipo de situaciones.

Aquí te presentamos algunas causas de la falta de apetito



Formación de cálculos o problemas renales crónicos


Al igual que a los caninos, la comida de sal no le cae bien a la salud de los gatos. Por naturaleza son más carnívoros que los perros y, debido a que parte de la forma en la que llegan a la comida es por medio del olfato, esta siempre les debe oler a carne.

Recuerda que el alimento concentrado es idóneo para la nutrición de los gatos, pues tiene todos los minerales, las vitaminas, la taurina (un aminoácido que los gatos no metabolizan) y las proteínas que necesitan, en el balance adecuado.

Por lo anterior, es recomendable que no inventes la dieta de tu gato con nuevos ingredientes. Opta por darle un buen alimento y siempre déjale suficiente agua, pues grandes problemas como la formación de cálculos o enfermedades renales crónicas se pueden dar por falta de una buena hidratación. De ser así, puede desarrollar una cantidad de problemas físicos y patológicos que requieren tiempo y dinero.

Otra forma de mantener a tu gato hidratado es dándole comida húmeda, semi húmeda o seca. En caso de que sea seca, agrégale algún suplemento que aumente la palatabilidad de los granos nutritivos.

Problemas de apetito de los gatos

Falta de apetito de los gatos

Problemas con la alimentación de los gatos


Desparasitación no periódica


Las desparasitaciones deben ser periódicas y programadas dependiendo de cuál sea el hábitat de tu gato. Es habitual que felinos que viven en casas de campo, se encuentren en contacto con aguas que pueden estar contaminadas o al momento de cazar, consigan pequeños roedores, pájaros e insectos y todos ellos, pueden tener cargas parasitarias que se acumulan en los gatos, por ser los depredadores. Por eso, requieren desparasitarse con más frecuencia que otros.

Por otro lado, los gatos que permanecen en casa en un ambiente controlado, donde sabes qué está consumiendo y qué está bebiendo, donde eres consciente de la limpieza que haces y donde ellos pueden mantener su piel limpia y aseada, permite que pasen más tiempo desparasitados y sanos.

Finalmente, la recomendación es que cada tres meses se desparasiten los gatos que salen constantemente de casa y cada cuatro o cinco meses aquellos gatos que permanecen en un ambiente controlado.

Desparasitación en los gatos

La importancia de desparacitación en los gatos

Los gatos se deben desparacitar

Formación de bolas de pelos


Esta formación es natural y se da porque los gatos en su lengua tienen unos apéndices que le sirven para peinarse y asearse. Esta lengua rugosa y áspera, le ayuda a retirar el pelo muerto; al tiempo, estimulan la circulación no solo de ellos mismos sino de sus crías. Así es como el pelo muerto que se suelta cuando se lamen, queda enredado en los apéndices de la lengua y pasan a su tracto gastrointestinal, donde se van formando bolas compactas.

Estas bolas de pelo pueden ser un problema para tu gato cuando crecen de tamaño y no se evacúan rápidamente. La expulsión de estas puede darse de dos maneras:

  • Por la boca:

    cuando hacen un sonido similar a la tos, en donde llaman el estímulo del vómito para poder escupir la bola de pelos.
  • En las heces:

    cuando la bola de pelos es muy grande. Lo normal es que la expulse de esta manera, pero si el gato no está bien hidratado o el tracto gastrointestinal no está lubricado con aceite vegetal (que viene incluido en la fórmula del concentrado) difícilmente va a poder expulsarla.

Es importante que le hagas control a tu gato, estando atento a posibles alertas que te permitan reaccionar a tiempo. Analiza si presenta cólicos, incomodidad para acostarse y pararse rápidamente; intentar defecar y que no pueda hacerlo o que tosa y no expulse nada, pueden ser indicios de que algo anda mal.

En ese caso, acude a tu veterinario porque puede requerir intervención quirúrgica si la bola de pelos es muy grande, compacta o presenta otro tipo de anormalidad.

La formación de bolas de pelos

La expulsión de las bolas de pelo

Las bolas de pelos en los gatos

Tumores


Los tumores son difíciles de detectar por nosotros mismos. Por esto, debemos recordar las visitas periódicas a un veterinario de confianza pues ellos realizan auscultación (exploración de los sonidos que se producen en el interior de un organismo humano o animal) y palpación. Así, se podrá detectar si existe o no una neoplasia o una formación de un tumor que va en crecimiento.

Otra manera de detectarlo es por medio de su comportamiento. Dependiendo de dónde esté el tumor, puede empezar a tener problemas de orden respiratorio o nutricional, reflejando actitudes diferentes a las habituales.

Es allí donde debes acudir al veterinario para hacer exámenes que permitan entender qué es lo que está ocurriendo y proceder a tomar decisiones.

Finalmente, cada que acaricias a tu mascota también puedes ir revisando que no tenga una formación extraña sobre su piel o dentro del organismo.

Si sientes algo que no es normal, que está abultado, duro o móvil, debes ir al médico veterinario. Una tumoración puede ser dolora o indolora. A veces, el crecimiento hace que este presionando algún órgano vital y presenta sintomatología, pero hay otras veces que no y la tumoración sigue creciendo; es decir, tú la puedes palpar, pero él no presenta dolor.

¿Tu minino ha tenido falta de apetito? Sabemos que eres un excelente cuidador y pondrás en práctica estas recomendaciones. Sigue navegando y conoce otros contenidos que te ayudarán a entender mejor a tu gato.