Un baño libre de rasguños I Efecto Mirringo

Bañar gatos

Un baño libre de rasguños

Seguramente de pequeño también te escondías, llorabas y protestabas cuando tu madre mencionaba la temida frase “hora del baño”, esto se asemeja a lo que siente tu gato cuando te ve con el jabón en la mano.


Lo ideal es acostumbrar atu mirringo desde cachorro a la rutina de aseo de la misma forma que tu madre te mostró que era un proceso normal, indoloro y necesario cada tanto. Construir una rutina en la cual tu gato acepte ser cepillado, peinado y bañado sin desatar una guerra de rasguños y mordidas puede lograrse con refuerzos positivos como golosinas y mimos para recompensar un buen comportamiento.

Antes de ponerte en la tarea de bañar a tu mascota debes saber que la regularidad de sus baños depende de su pelaje; si este es largo tu gato necesitará de uno o dos baños al mes, pero si es corto con un solo baño cada tres o cuatro meses bastará.

Aquí te damos algunos tips para darle a tu gato un baño de spa:

  • Lo primero que debes hacer es peinarlo para desatar los nudos del pelaje, porque si lo mojas antes será imposible hacerlo después y podrás lastimar a tu amigo, si él te lo permite introduce una mota de algodón en cada oreja para que no le entre agua y así poder evitar infecciones.

Peinar el pelaje del gato

Bañar a un gato

  • Una buena parte para bañar a tu gato es en el lavamanos debido a que tiene una altura adecuada y puede hacer la función de bañera, sin embargo, esto depende su tamaño ya que los gatos más corpulentos podrían no entrar. Asegurate de usar agua tibia.

#TipMirringo: Pon una toalla en la base de la bañera o lavamanos para ofrecerle una superficie con más agarre, donde pueda clavar sus garras, en vez de hacerlo en tu piel.

  • Es muy importante que uses jabón para gatos o para bebé y evites usar los jabones antipulgas de perros, debido a que estos no le dejarán un pelaje sedoso y suave.

Bañar al gato con un jabon para gatos

Se puede bañar los gato

  • Una vez tengas a tu gato debidamente humedecido, puedes comenzar aplicando un poco de jabón alrededor de su cuello y seguir con un masaje suave por el resto del cuerpo hasta la cola. Recuerda enjuagarlo con abundante agua, de lo contrario los restos de jabón podrían formar escamas, semejantes a la caspa en las personas.

Puedes secarlo con una toalla y al mismo tiempo abrigarlo, si tu gato lo permite usa el secador a baja temperatura, por último déjalo ser libre, ¡se lo ha ganado!.