¿Cómo proteger los muebles de los gatos? | Efecto Mirringo

Cómo ayudar que mi gato no dañe los muebles

¿Cómo hacer que mis muebles sobrevivan a la llegada de un gato?

Si eres nuevo en el mundo de los gatos tal vez creas que tu nuevo amigo araña y muerde tus muebles por jugarte bromas o porque no le agrada tu decoración, o simplemente, quiera dejar plasmado en su nuevo hogar su estilo personal; pero nada de eso es verdad. Los gatos desde cachorros necesitan arañar, es un comportamiento instintivo y lo hacen por varias razones: para quitar el tejido muerto de sus uñas, también para marcar su territorio y dejar su firma en cada mueble que le guste y también lo hace al estirarse o relajarse.

Cuando tu mirringo rasguña tus muebles no solo te deja una marca visual, también olfativa, debido a que entre sus almohadillas tiene glándulas interdigitales y estas esparcen olor para que otros gatos sepan que están en su territorio.

Por otro lado, si tu gato no cuenta con un rascador adecuado o que le guste, es muy probable que continúe arañando tus muebles. Por lo anterior, el primer paso para corregir su conducta es identificar qué tipo de materiales le gusta como madera, telas, entre otros, y así encontrar el rascador ideal para tu gato.

Tipos de rascadores para gatos

Rascadores planos 

Este tipo de rascador es de los más populares y económicos; se pueden encontrar en todas las tiendas de accesorios para mascotas y viene en diferentes tamaños. Es muy versátil ya que se puede usar de forma vertical sobre el mueble que le gusta rasguñar y así protegerlo, u horizontal sobre el piso para que se estire y relaje sobre él.

Rascador tipo árbol 

Este modelo ocupa un poco más de espacio que el anterior, así que si tu casa es amplia puede ser ideal para ti y tu gato. Además de tener varias superficies para rascar, también puede tener juegos, plataformas o escondites altos que les encanta a los mirringos, por esto, suelen costar un poco más y también los pueden encontrar en las tiendas de accesorios.

Torre rascadora

No ocupa mucho espacio y combina con casi todas las decoraciones del hogar. Es posible encontrar este tipo de rascador de diferentes alturas y diseños; además, resultan ser multifuncionales ya que los gatos se pueden estirar, rascar, trepar y algunos tienen además una plataforma alta donde los mirringos pueden tomar siestas.

Torre sin plataforma 

Son sencillos pero a los mirringos más jóvenes les resulta divertido; consiste en una base  por lo general de madera y un poste rascador. En muchas ocasiones, los tenedores de gatitos les ponen en la punta juguetes que pueden perseguir y morder.

Tipos de rascadores de gatos

Rascador de gatos

Aprender hacer rascadores de gatos

Cómo hacer un rascador para gatos

Otra buena opción más económica y ecológica es intentar fabricarlo tu mismo con materiales reciclables como cartón.

  1. Lo primero que necesitas es una caja que funcione como base; no tiene que ser muy profunda y puede ser del largo que quieras.
  2. Desármala y córtala en tiras del mismo tamaño del ancho y largo de la caja base.
  3. Con abundante pegamento de cola o colbón, une cada tira y luego pegalas en la caja base; asegúrate que queden bien apretadas para que tu gato pueda rascarlo con toda su energía. Déjalo secar durante toda la noche y ¡listo! tienes un rascador perfecto.

No olvides tener paciencia y buen humor porque tu gato se debe acostumbrar a sus nuevos juguetes e ir dejando de arañar tus muebles. Lo más aconsejable es que no lo regañes ya que lo puedes asustar y no entenderá, pero puedes tomarlo y llevarlo a sus juguetes para que comprenda donde puede jugar. 

Síguenos en nuestras redes y conoce más tips para cuidar a tu gato, en Instagram como @efectomirringo y en Facebook como Efecto Mirringo.