Cómo evitar que tu gato se suba donde tú no quieres | Efecto mirringo

Cómo evitar que tu gato se suba todas partes

Cómo evitar que tu gato se suba donde tú no quieres

Muchas veces nuestros felinos parecen no obedecer a límites o normas de la casa, pero debemos comprender que todos sus comportamientos tienen una necesidad que están intentando cubrir y por eso, la solución no debe ser la prohibición sin más. Siempre que le pongamos un alto a nuestros gatos, debemos también proporcionarle una alternativa que solucione la necesidad por la que busca aquella acción o comportamiento no deseado.

Es importante entender que ponerles normas en espacios como la cocina o el comedor, no solo tiene que ver con cuidar nuestra higiene sino que también impide que ellos ingieran alimentos peligrosos para su salud. Además, podemos crear mejores vínculos con nuestros gatos al observarlos y tratar de entender porqué se comportan como se comportan y qué les está haciendo falta.

Si tienes un felino inquieto y tardaste en educarlo para que no se suba a todas partes:

sigue estos consejos y seguro la relación de ambos con el entorno mejorará:

Lo primero que debes hacer es identificar la razón por la que tu gato se sube a donde no quieres. Aquí te compartimos unas posibles razones para que observes cuáles pueden llegar a ser en tu caso y sepas qué alternativa brindarle.

1. Alimento

Si tu gato se está subiendo al comedor o a las encimeras de la cocina, es posible que esté buscando alimento. Este inconveniente puede surgir porque no estás prestando suficiente atención a sus preferencias alimenticias o quizás has estado dándole comida de vez en cuando.

Ten en cuenta que para que tu gato detenga este comportamiento debes dejar de alimentarlo con opciones que no son adecuadas a su dieta.

Por otro lado, tu gato puede estar encontrando restos de comida en estos espacios y se ha mal acostumbrado a adquirir migajas y comida extra de esta manera. Limpia muy bien y tapa los alimentos que dejas a la intemperie.

Mi gato se sube a todas partes

Evitar que mi gato se suba a todas partes

2. Hidratación

Algunos gatos son quisquillosos con su hidratación y prefieren obtener el agua de nuestros grifos. Fíjate si tu gato se está subiendo a las encimeras de los baños, lavadero o cocina y trata de establecer qué relación tiene tu gato con la hidratación que tú le proporcionas. Mantén bien cerrada la llave de los grifos y haz los arreglos necesarios en caso de fugas. Cambia su agua constantemente y fíjate que siempre esté limpia; proporciona distintos lugares en tu hogar en donde tu gato tenga permitido beber agua. Sin embargo, si tu gato se sigue subiendo a la encimera con el objetivo de hidratarse, entonces quizás debas conseguirle una fuente de agua para gatos y que pueda disfrutar del agua que corre (como la del grifo).

3. Vista

Muchas veces todo lo que tu gato quiere, es tener una mejor vista del entorno. A mirringo le encanta observar todo desde las alturas; esto le hace sentir seguro y en control, así que es muy posible que tu gato se esté subiendo a un lugar inadecuado porque busca esta posición. Lo que debes hacer en este caso, es proporcionarle una alternativa; puedes ponerle una silla alta, repisas o conseguirle un árbol rascador para que disfrute de la vista. Cada vez que tu gato esté en el lugar en donde no quieres que esté, cámbialo al nuevo lugar y prémialo allí.

Que hacer para que mi gato no se suba a todas partes

Los gatos les gusta la compañía

4. Compañía

Aunque creamos que los gatos son independientes y no nos necesitan, la mayoría disfrutan mucho de nuestra compañía y les encanta estar en donde nosotros estamos, vigilándonos, esperando por alguna caricia, atención o simplemente durmiendo cerca de nosotros porque les da seguridad. Debes prestarle atención cuando lo veas inquieto y reconocer sus necesidades. Bájalo de los lugares y luego mímalo en donde sí puede estar.

Cuando lo encuentres in fraganti, aplaude, dile en tono enfático pero calmado “no” y retíralo de esos espacios. Llévalo al lugar admitido que le proporcionaste a cambio y prémialo ahí. Verás que en cuestión de días o pocas semanas, tu mirringo se acostumbrará a sus nuevos espacios y será un gato saludable y feliz.

Por último, recuerda que para cada uno de estos espacios en los que no quieres que esté, debes ofrecerle una alternativa. Lo más importante es que no los regañes porque lo más probable es que sólo consigas confundirlo y estresarlo.