¿cómo cuidar a mi gato en cuarentena?

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia, intereses y nuestros servicios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de cookies.Términos y condiciones

Aceptar
En casa con Mirringo

¿Cómo cuidar de mi gato en  cuarentena?

Algunos de los retos que enfrentas cuando te quedas mucho tiempo en casa es saber cómo pasar tiempo de calidad con tu mirringo y qué información deberías tener presente.

Lo primero que debes saber, es que los gatos no son transmisores de enfermedades respiratorias como los resfriados, ya que ellos no se infectan ni lo padecen. Según la OMS (Organización Mundial de la Salud) a la fecha, no existe prueba de contagios por mascotas debido a que no multiplican el virus Covid-19 ni lo transmiten.

 Los gatos no transmiten enfermedades respiratorias

Ricardo Loaiza médico veterinario experto en nutrición animal, hace las siguientes recomendaciones:

Cuando llegues a casa, lávate bien las manos con jabón antes de acariciar y mimar a tu gato. Ten precaución pues si una persona enferma lo acaricia dejaría residuos de su enfermedad en el pelaje.

lavarse las manos al llegar a casa

No intentes ponerle tapa bocas, esto no lo protege; en cambio lo puede poner de mal humor.

A tu gato no le pongas tapabocas

Si tu gato da paseos nocturnos lo ideal es limpiar su pelaje con un paño húmedo desinfectante especial para mascotas en las zonas donde sueles tener más contacto como su cara, lomo, panza y patas.

Limpia el pelaje de tu gato

No hace falta lavar sus patas con agua y jabón ya que esto le puede provocar resequedad en sus almohadillas u hongos por el agua acumulada en su pelaje. Puedes limpiarlas con pañitos húmedos.

Limpia las patas de tu gato

Antes de servir su alimento, lava su plato y tus manos para que esté siempre limpio y libre de bacterias. Esto lo puedes aplicar también al momento de asear su arena.

Asea el plato y la arena de tu gato

Consulta información de fuentes confiables. Tu mirringo solo es culpable de contagiarte amor y ronroneos. ¡Cuídalos, son parte de tu familia!