La llegada de un nuevo gatito cuando ya hay otras mascotas | Efecto Mirringo

Cómo juntar a un perro y un gato

La llegada de un nuevo gatito cuando ya hay otras mascotas

Si ya tienes en tu casa una mascota y piensas adoptar un gatito, hay ciertos aspectos que debes tener en cuenta para que este proceso sea lo menos traumático posible para todos; la forma en que los presentes puede marcar su interacción futura. 

7 Recomendaciones generales:

  • Es importante que al recibir un nuevo mirringo no desplaces la atención significativamente y disminuyas los cuidados de tus otras mascotas, pues pueden deprimirse si notan que su nuevo compañero es más querido.
  • Si tienes un gato adulto, es posible que se niegue a aceptar otro mirringo en su casa. Los felinos tienen una mejor relación entre sí si fueron adoptados como parientes, o si se conocen desde pequeños. Un gato de edad avanzada no tiene la misma energía que un cachorro y puede no estar dispuesto a soportar sus juegos y necesidades. Sin embargo cada caso es diferente y relativo a la personalidad de cada mascota.
  • Si tienes un perro adulto, antes de adoptar un gatito debes examinar cómo es la conducta de tu perro cuando se cruza con otros gatos en la calle. Puede actuar de manera agresiva e intentar salir corriendo detrás del gatito para cazarlo; también puede que muestre una curiosidad más tranquila o simplemente indiferencia. Estos dos últimos escenarios son los ideales.

Cómo juntar a un perro y un gato

  • Los gatos son animales territoriales. Una buena idea sería prepararles su propio refugio, en una habitación que cuente con un lugar de descanso alto inaccesible para los perros. Adecúalo con juguetes y un rascador, además de su arenero. 
    Días antes de la llegada del gatito, ya deberías estar restringiendo el paso del perro a esta habitación para que se acostumbre con tiempo y comprenda que ese lugar no es un territorio al cual va a poder acceder libremente, al menos al principio.
  • Cuando llegues a tu casa con el gatito, llévalo directamente a su espacio, ubícalo cerca a su caja de arena. Déjalo que explore libremente mientras le hablas en un tono suave y apacible.
  • Los primeros días y encuentros entre el perro y el gato deben suceder bajo los términos del gato, no del perro. Asegúrate que el gatito tenga rutas de escape en cada cuarto y lugares seguros para escalar y esconderse. Progresivamente el gatito entenderá que no corre peligro y podrás dejarlos interactuar libremente y sin supervisión.

Cómo hacer que un perro y un gato convivan

  • Ambas mascotas deben tener sus propios juguetes, puede que en algún momento decidan compartirlos pero esto lo harán a su propio ritmo. En caso de que sean dos gatos y te quede fácil, consigue para cada uno su propia arenera. Igual que con los juguetes, ellos decidirán si los compartirán

Ahora si, ¡a disfrutar cada momento con tus mascotas y a consentirlos con Mirringo para gatitos!