¿Qué hago si mi gatuno se porta mal? I Efecto Mirringo

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia, intereses y nuestros servicios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de cookies.Términos y condiciones

Aceptar

Comportamiento de los gatos

¿Qué hago si mi gato se porta mal?

¿Quién no ha vivido un momento de frustración ante un comportamiento agresivo, incómodo o desobediente de su gato? Pues esta situación es más frecuente de lo que pensamos.

Cuando decidimos incorporar un nuevo miembro a nuestra familia imaginamos que es algo muy especial, sabemos que estos felinos cambiarán la rutina y serán una compañía excepcional. Pero nunca estamos preparados para sortear los comportamientos inesperados de estos gatunos.

¡Pero tranquilo! Es posible ajustar la conducta de tu felino con un poco de amor, dedicación y paciencia.

Anécdotas de casos perdidos, no perdidos

Como tú, muchas personas han pasado por estas situaciones y hoy, algunas de ellas comparten con nosotros sus experiencias acerca de cómo han logrado superar estos impases y vivir felices con sus mascotas.

Alison Londoño Acevedo, dueña de Rasputín, nos cuenta su historia de cómo fue la llegada de este gatuno a su vida: “Rasputín fue adoptado cuando tenía 2 meses. Yo lo vi súper tierno y de una me enganché con él, pero las cosas cambiaron cuando empezó a despertarme todos los días a las ¡4:00 a.m.! Y no de una forma tierna, me arañaba la cara y me halaba el cabello.

Al ser algo reiterativo, empecé a notar que este se desesperaba al estar encerrado, justo a esa hora, y llamaba la atención para salir del cuarto. Igualmente, empecé a notar que cuando salía de allí se dirigía al lugar donde comía, así que comencé a dejarle la comida servida por la noche y a dejar la puerta del cuarto abierta. A partir de este pequeño cambio nunca más ha vuelto a suceder este terrible inconveniente con él. ¡Yo lo amo!”.

Historia de comportamiento del gatos Comportamiento agresivo en los gatos

Por otra parte, Juliana López Hernández ama a Lola y Julia, dos gatas adoptadas de 2 y 5 años respectivamente. Cuenta que cuando Lola llegó a su apartamento con apenas un año de edad, causó una alteración grande a sus hábitos de vida.

“Lola era noctámbula, se activaba tipo 9 o 10 de la noche y jugaba hasta las 5 o 6 de la mañana, o sea que yo no dormía por estar pendiente de que no hiciera daños. Ella se colgaba de la persiana de mi cuarto, tumbaba los accesorios de la casa, me brincaba encima, le buscaba problema a Julia, en fin.

Empecé a indagar con los veterinarios y llegué a una solución, cada que llegaba del trabajo me ponía a jugar con ella una hora, la ponía a correr, a jugar con los juguetes, la perseguía y la mimaba, le gastaba toda la energía y al final, ella se cansaba y se iba a dormir más temprano. Así pude recuperar mi rutina de sueño y ajustar el hábito de Lola. Somos felices las tres en casa”.

Cómo se educa a un gato Conducta en los gatos


De otra manera, cuenta su experiencia Lyda Pérez, quien vivió con tres hermosos gatos por más de 10 años: ”Lulú era lo más tierno del mundo, amigable con todo el que llegaba a la casa. Nosotros vivíamos en el quinto piso de un edificio y a ella le encantaba caminar por el murito del balcón.

Un día, caminando por ese murito, se dejó despistar de un pajarito y cayó del balcón al parqueadero. Se fracturó una patica y botó muchísima sangre, nosotros corrimos con ella para la clínica veterinaria, allí le operaron la patica y fue sometida a varios procedimientos para salvar su vida. Situación que la sometió a mucho dolor, la volvió agresiva y desconfiada; adicional a eso, notamos que caminaba extraño y cuando la llevamos a consulta, el veterinario nos dijo que también se había fracturado la cadera y ya no se podía operar de nuevo.

Así que lo que hicimos fue rodearla de mucho amor y delicados cuidados, en consecuencia, ella retomó la confianza y ternura, pero advertíamos siempre no tocarle la cadera”.

Como corregir la conducta en los gatunos Comportamiento de los gatos desobedientes

Tal como hemos evidenciado, queridos amigos amantes de los mirringos, las tres historias que acabamos de leer, tienen en común el amor, la paciencia y el trabajo constante para corregir el comportamiento de tus gatunos. Esperamos que estas experiencias los hayan inspirado y dado ideas para mantenerse firmes en la tarea de ajustar el comportamiento de tu mascota.

¿Se ha portado mal tu felino? ¡Comparte tus historias en nuestras redes sociales, seguro podrás ayudar a otro amo con su gatuno! Encuéntranos como @EfectoMirringo